#ACTEnElMundo Estudiantes en áreas rurales limitan su capacidad de aprender

Actualizado: 8 de mar de 2019



Los estudiantes de nivel secundaria en las zonas rurales de los Estados Unidos enfrentan importantes desafíos para acceder a la tecnología y esto puede afectar negativamente su aprendizaje: de acuerdo a los resultados obtenidos de las encuestas hechas en la prueba nacional de ACT®, en las que participaron alumnos de las zonas más pobladas del país. En esa situación, los expertos de ACT sugieren que las partes interesadas pueden dar pasos importantes para ayudar a cada estudiante a tener éxito, sin importar el medio en donde vive.


En el informe “Estudiantes rurales: tecnología, cursos y actividades extracurriculares”, se demuestra que los estudiantes rurales tenían menos posibilidades que los estudiantes no rurales para afirmar que el acceso a Internet en su hogar era “excelente” (36% frente a 46%).


De forma similar, los estudiantes rurales tenían casi el doble de probabilidades que los estudiantes no rurales de afirmar que su acceso a Internet era "impredecible" (16% contra 9%). En la escuela, sin embargo, no hubo diferencias marcadas en la calidad de Internet entre estudiantes rurales y no rurales.


Los estudiantes rurales y no rurales también señalaron tener un diferente acceso a dispositivos digitales, tanto en la escuela como en el hogar. Específicamente, los estudiantes rurales tienen menor acceso a una computadora portátil o de escritorio en casa en comparación con los estudiantes no rurales (82% frente a 87%).


Dado que los estudiantes rurales no tienen acceso a cursos rigurosos, esta falta de acceso tecnológico puede impedir el éxito de sus cursos y su capacidad para participar en cursos en línea y otras oportunidades para el aprendizaje personalizado.


¿Por qué importa la tecnología?


Jim Larimore, director del Centro de Equidad en el Aprendizaje de ACT, dice: "Frecuentemente se pasa por alto a los estudiantes en las áreas rurales cuando se trata de reformas en la política educativa, a pesar del hecho de que representan a uno de cada cinco estudiantes en las escuelas primarias y secundarias públicas de Estados Unidos. Necesitamos hacer un mejor trabajo para cerrar estas brechas de equidad y garantizar que estamos brindando a todos los estudiantes la oportunidad de tener éxito".


Larimore señala que la mayoría de los estudiantes rurales en casi la mitad de los estados, provienen de familias de bajos ingresos y son ellos quienes generalmente obtienen los puntajes más bajos en las evaluaciones estandarizadas de escuelas secundarias. Esos mismos estudiantes llegan a la universidad en tasas más bajas que los estudiantes de áreas no rurales y, como se destaca en el informe, tienen menos acceso a cursos rigurosos.


De los estudiantes encuestados, aquellos que viven en áreas rurales tenían menos probabilidades que los estudiantes no rurales de completar el plan de estudios básico recomendado por ACT (76% ciento contra 81%).


La investigación de ACT ha encontrado que los estudiantes que completan un plan de estudios básico mínimo, que incluye cuatro años de inglés, tres años de matemáticas (con cursos de Álgebra I, Geometría y Álgebra II), tres años de ciencias (incluyen cursos de Biología, Química y Física) y tres años de estudios sociales, obtienen puntajes más altos que aquellos que no pueden cursarlos.


ACT cree que los esfuerzos para resolver algunos de estos problemas dependen cada vez más del acceso a la tecnología, tanto en conexión a Internet y acceso a dispositivos. El acceso a la tecnología es importante para la educación, no solo porque hay una gran cantidad de recursos basados ​​en la tecnología que se emplean en el aprendizaje, sino también para enseñar a los estudiantes las habilidades informáticas básicas, que son importantes para muchas carreras.


Además, los estudiantes rurales pueden tener una mayor necesidad de tecnología en comparación con sus compañeros no rurales para acceder a cursos que no se dan en su escuela, incluida la participación en cursos en línea de doble inscripción, y para aumentar las oportunidades de aprendizaje personalizado.


El acceso a una computadora con teclado también varió entre estudiantes rurales y no rurales; la falta de tal acceso puede dificultar las tareas relacionadas con el trabajo escolar, como realizar una investigación o incluso redactar.


Además, un mayor porcentaje de estudiantes rurales reportó el acceso a un solo dispositivo en el hogar en comparación con los estudiantes en áreas no rurales (24% contra 11%). Dados los beneficios potenciales de las iniciativas de dispositivos uno a uno, la falta de acceso a estos podría crear disparidades adicionales en el acceso a oportunidades de aprendizaje personalizadas.


Punto a favor: Actividades extracurriculares


En noticias positivas para los estudiantes rurales, los encuestados tuvieron mayor acceso a actividades extracurriculares que los estudiantes no rurales. Las actividades extracurriculares brindan a los estudiantes la oportunidad de explorar intereses académicos y no académicos. La participación en estas actividades está relacionada con el compromiso escolar y también puede reducir la posibilidad de abandonar la escuela; además, la participación en ciertas actividades extracurriculares puede estar relacionada con el crecimiento del aprendizaje de los estudiantes.


Políticas de solución


El informe señala que aunque la Comisión Federal de Comunicaciones proporciona fondos para el Programa E-Rate, que ofrece descuentos de hasta el 90% de las escuelas y bibliotecas elegibles para financiar el acceso a Internet y telecomunicaciones asequibles, el 6% de las escuelas aún no cumple con los parámetros de conectividad federales y sí, la mayoría de esas escuelas están en áreas rurales. El informe busca demostrar que el acceso de los estudiantes rurales a la tecnología, tanto en la escuela como en el hogar, es una forma de apoyar su aprendizaje y permitir el acceso a cursos avanzados y oportunidades de aprendizaje personalizado.


ACT recomienda lo siguiente:


1. Mejorar el acceso a la tecnología tanto en la escuela como en el hogar. El programa Federal E-Rate debe continuar financiando el acceso a Internet de banda ancha asequible en áreas rurales y cerrar completamente la brecha entre las escuelas con acceso de banda ancha y las que no lo tienen.


2. Aumentar las oportunidades para tomar cursos rigurosos. Los estudiantes deben tener acceso a ellos y ser alentados a tomar un plan de estudios básico mínimo de cuatro años de inglés, tres de matemáticas, tres de ciencias y tres de estudios sociales. La encuesta encontró que los estudiantes en áreas rurales tenían menos probabilidades que los estudiantes no rurales de completar el plan de estudios básico recomendado por ACT (76% contra 81%).


3. Ampliar las oportunidades para el aprendizaje personalizado. Los estudiantes necesitan la oportunidad de recibir un aprendizaje personalizado enfocado en sus necesidades. En el caso de los estudiantes rurales, el aprendizaje personalizado podría ayudar a proporcionar un mayor acceso a cursos avanzados.


ACT cree que estas políticas de solución también se pueden aplicar a los estudiantes de otras comunidades, quienes también enfrentan estos desafíos. Por ejemplo, el estudio de ACT "La brecha digital y la equidad educativa" encontró que la gran mayoría (85%) de los estudiantes que dijeron que tenían acceso a un solo dispositivo en el hogar fueron clasificados como desatendidos (bajos ingresos, primera generación en la universidad o minoría)


Texto publicado originalmente en leadershipblog.act.org. El texto original lo encuentras acá.

  • Blanco Icono LinkedIn

Contact

Tel: (55)-85-26-40-65 

Email: contacto@cmcpuebla.com
 

ACT®  is a registered trademark of ACT Inc.

Address

Lateral Sur Recta a Cholula 3500, Ex Hacienda Sta. Teresa, San Andrés Cholula, Puebla,

C.P. 72813

© Copyright 2018 by CMC